Gracias por visitarme :)

jueves, 29 de diciembre de 2011

Nadie ha tendido la valentía que tengo yo ahora mismo, nadie ha tenido la valentía de volver a abrir una herida cuando estaba ya completamente curada por la parte externa, nadie, y cuando digo nadie, no miento. Yo he sido capaz de volver a abrir mi herida, a recordar todo paso por paso, conversación por conversación, punto por punto, coma por coma, palabra por palabra. No quería que mis ilusiones acabaran así, nadie quiere que sus ilusiones queden en la basura, nadie normal, al menos. Ahora sé, que recordar todo tal como era antes no es tan malo, solo duele un poco, al principio, porque al final te acabas acostumbrando. Recordar el primer "hola" que dijiste, volver a recordar el primer "hola" que te respondió, recordar ese "que tal?" y su respuesta "bien tu?", recordar lo bien que te sentó que preguntara como estabas, aunque en tu interior sabías perfectamente que era una plantilla de conversación, la que todo el mundo utiliza. Recordar el primer latido fuerte que sentiste al verlo, recordar la primera puñalada, un primer golpe bajo que por supuesto, no fue el único. Recordar las veces que quise decirte "te quiero" pero que únicamente lograba decir "que majo" o poner ":)". Recordar las veces que me dormía pensando en ti, las veces que lloré sola en mi habitación mientras tú hablabas con todas ellas, con las que quería pensar que no existían. Lo peor de todo es darme cuenta de lo bonito que podría haber sido todo, recordar todo lo que tenía planeado para "nuestra primera cita" que por cierto siempre mencionabas pero nunca llegó, y tu siempre supiste que no iba a llegar. Recordar lo bien que hablaba de ti, lo bien que lo pasaba contando todo, emocionada, siempre, nunca murieron mis esperanzas solas, las mataste tú y yo las enterré, muy hondo, para que jamás saliesen. ¿Sabes? Abrí mi herida, pero ya no me duele, no me duele nada de lo que tiene que ver contigo, por supuesto muchas veces me acuerdo de ti, pero porque sé quien eres, no por nada más. Porque para mi, has dejado de ser alguien muy importante a no existir. Diré que el primer recuerdo, fue un pinchazo en el estómago, el segundo, fue solo un arañazo, pero el tercero no fue nada, porque recordar no duele, solo duele si dejas de pensar que estás recordando y vuelves a atrás. No te olvides de que has olvidado, nunca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu sonrisa y esa canción .

No importa el idioma si sabes sentir - Día sexto.

Chat gratis